En busca del embarazo

El blog que resuelve todas tus dudas sobre pre-embarazo y reproducción asistida

La importancia de preservar la fertilidad en el momento adecuado

preservar la fertilidad

Actualmente, debido a los avances que ha habido en nuestra sociedad, como la incorporación de la mujer en el mundo laboral o que sea más común que ocupen altos cargos, cada vez es más frecuente postergar la maternidadSin embargo, todavía no hay suficiente conciencia de cómo desciende la fertilidad femenina con la edad y de lo importante que es preservar la fertilidad a tiempo para poder ser madre cuando se desee.

¿En qué consiste preservar la fertilidad?

La preservación de la fertilidad femenina por motivos sociales consiste en congelar óvulos por decisión propia de joven para poder ser madre más adelante, cuando puede que ya no se sea fértil debido a la edad. De esta manera, es posible retrasar la maternidad sin renunciar a la genética propia, es decir, sin tener que recurrir a un tratamiento con ovodonación o a la adopción.

New Call-to-action

Para conseguir óvulos de buena calidad y una cantidad suficiente sin necesidad de realizar muchos ciclos, se recomienda criopreservar antes de los 35 años, momento en el cual la fertilidad femenina empieza a disminuir. No obstante, cuanto antes se realice, más probabilidades de éxito habrá en el futuro.

La congelación de los óvulos es posible realizarla gracias a la vitrificación, una técnica de congelación ultrarrápida que no altera las características de estas células. Por tanto, permite almacenar los óvulos criopreservados durante años y descongelarlos cuando se desee con tasas de supervivencia muy altas. También es la técnica que se utiliza actualmente para congelar los embriones en los tratamientos de fecundación in vitro (FIV).

A pesar de que en este artículo nos centraremos en la preservación de la fertilidad por motivos sociales, es importante destacar que este proceso también puede estar indicado médicamente, como en las mujeres que presentan menopausia precoz o ciertas enfermedades que tanto ellas como el tratamiento de éstas pueden afectar a capacidad reproductora de la mujer.

Tiene especial relevancia en los pacientes oncológicos que pueden ver comprometida su fertilidad debido a los tratamientos antitumorales. Sin embargo, en estos casos, dependiendo de las características de cada paciente, existen otras técnicas además de la vitrificación de óvulos para poder optimizar los resultados en cada situación.

¿Cómo se realiza?

Antes de iniciar el tratamiento, es necesario estudiar la fertilidad de la mujer para analizar las probabilidades de éxito de esta técnica de manera personalizada. Si el estudio previo es favorable, se iniciará un tratamiento hormonal de estimulación ovárica. Gracias a él, se conseguirán más óvulos en cada ciclo menstrual, ya que de manera natural solamente maduraría uno y se alargaría mucho el proceso.

Durante la estimulación ovárica, será necesario acudir a la clínica para controlar el desarrollo de los folículos ováricos, en los cuales se encuentran los óvulos. Para ello, se realizarán ecografías y analíticas hormonales periódicas. De esta manera, es posible programar la extracción de los ovocitos en el momento óptimo: cuando vamos a obtener más óvulos maduros.

New Call-to-action

Una vez los folículos hayan alcanzado el tamaño adecuado, se extraerán los óvulos mediante la punción ovárica. Se trata de una intervención quirúrgica sencilla de unos 20-30 minutos de duración en la que la paciente se encuentra bajo sedación. Se realiza transvaginalmente y de manera ecoguiada, es decir, visualizando en todo momento mediante ecografía el trayecto de la cánula mediante la cual se aspiran los ovocitos.

Una vez en el laboratorio, los óvulos que sean maduros serán vitrificados y almacenados en nitrógeno hasta que se desee ser madre. En ese momento, se desvitrificarán, se fecundarán con espermatozoides de la pareja o de donante y se transferirá el embrión de mejor calidad al útero de la paciente.

Es importante destacar que puede ser necesario realizar más de un ciclo de estimulación para conseguir un número suficiente de óvulos y así tener unas probabilidades de éxito más altas en el futuro. Por otra parte, también hay que ser conscientes de que, aunque la ciencia nos permita retrasar la maternidad más allá de lo biológicamente establecido, las gestaciones a edades muy avanzadas conllevan una serie de riesgos asociados que no es recomendable asumir.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario