En busca del embarazo

El blog que resuelve todas tus dudas sobre pre-embarazo y reproducción asistida

Endometrio trilaminar: qué es, qué significa y cómo se consigue

endometrio trilaminar

El endometrio juega un papel clave en la consecución del embarazo. En este artículo os explicaremos por qué es tan importante, qué significa tener el endometrio trilaminar y cómo es posible conseguirlo.

¿Qué es el endometrio?

El endometrio es una de las tres capas que conforman el útero (perimetrio, miometrio y endometrio). En concreto, es la capa de células que recubre el interior de la cavidad uterina. Está fuertemente implicado en la implantación embrionaria y, por tanto, en la gestación.

New Call-to-action

En cada ciclo menstrual, sus células proliferan y se preparan para recibir al embrión y que éste pueda implantarse correctamente. Sin embargo, si no ocurre la fecundación y no implanta ningún embrión, la capa más superficial del endometrio (capa funcional) se desprende a través de la menstruación.

En el siguiente ciclo, esta capa se regenerará con la misma finalidad: permitir que el embrión implante correctamente en el caso de que ocurra la fecundación en ese ciclo.

Se trata de un proceso regulado de manera precisa por las hormonas implicadas en el ciclo menstrual.

¿Qué es un endometrio trilaminar?

Cuando decimos que un endometrio es trilaminar, nos referimos a la apariencia que presenta en la ecografía en un corte longitudinal del útero: es posible distinguir tres capas diferentes en el endometrio.

Si tengo el endometrio trilaminar, ¿qué significa?

Si el endometrio presenta una apariencia trilaminar, es un indicativo de que probablemente está preparado para que ocurra la implantación embrionaria, es decir, se encuentra en un estado receptivo. En un ciclo menstrual natural, se consigue los días 19-21.

New Call-to-action

Además del aspecto trilaminar, también es importante el grosor del endometrio para lograr el embarazo: se consiguen mejores tasas de implantación si el endometrio tiene el grosor óptimo (7-10 mm aproximadamente), por lo que será más fácil que ocurra la implantación.

Si quieres saber más información sobre la implantación, aquí puedes encontrarla: Todo lo que hay que saber sobre la implantación del embrión.

Sin embargo, es importante destacar que ninguno de estos parámetros nos asegura que el endometrio se encuentre receptivo ni que vaya a ocurrir la implantación, únicamente nos informan de que es más probable que el endometrio se encuentre preparado para recibir al embrión.

Con esto queremos decir que es posible que en algunos casos, por ejemplo, se consiga el embarazo con un grosor endometrial menor y que en otros, a pesar de que el endometrio tenga un aspecto perfecto, no se logre el éxito. La implantación es un proceso muy complejo y hay numerosos factores implicados que influyen en que ocurra correctamente o no.

En este artículo te contamos por qué puede ir mal: ¿Por qué puede fallar la implantación del embrión en una FIV?

¿Qué podemos hacer para conseguir tener el endometrio trilaminar?

Como hemos comentado, en condiciones naturales, esta situación ocurre mensualmente por la acción de las hormonas implicadas en el ciclo menstrual.

Sin embargo, en algunas situaciones, puede ser beneficioso administrar hormonas exógenas para lograr el endometrio trilaminar. Es especialmente útil en los tratamientos en los que se transfieren embriones congelados o procedentes de ovodonación, ya que nos permite optimizar la sincronización entre el endometrio y el embrión. En estos casos, lo más habitual es administrar estrógenos y progesterona para preparar el endometrio y facilitar que ocurra la implantación.

En las inseminaciones artificiales y en los tratamientos de fecundación in vitro (FIV) en fresco (la punción ovárica y la transferencia embrionaria se hacen en el mismo ciclo menstrual), también es frecuente administrar progesterona para favorecer que el endometrio esté receptivo cuando el embrión vaya a implantar.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario