En busca del embarazo

El blog que resuelve todas tus dudas sobre pre-embarazo y reproducción asistida

Criptozoospermia: causas, diagnóstico y soluciones

criptozoospermia

La criptozoospermia es una de las alteraciones del semen que causa la esterilidad masculina. Se diagnostica cuando en la evaluación de una muestra de semen eyaculado se registra la ausencia de espermatozoides, pero sí se observan espermatozoides en el sedimento de la misma muestra centrifugada. Una correcta evaluación es muy importante para definir las mejores soluciones de reproducción asistida.

En este post te encontrarás todos los detalles sobre las causas de la criptozoospermia y las pruebas recomendadas para el diagnóstico de este problema.

Criptozoospermia vs azoospermia, la gran diferencia

La muy baja concentración espermática en la criptozoospermia hace que a veces esta patología se confunda con la azoospermia o ausencia de espermatozoides. Por lo que para diagnosticar una criptozoospermia es necesario que el laboratorio sea consciente de la importancia de encontrar o no espermatozoides y realizar pruebas en la muestra centrifugada.

New Call-to-action

Este examen puede representar una gran diferencia para el paciente porque de ello va a depender la posibilidad de poder tener hijos genéticamente propios.

En este sentido, la información clínica es fundamental para el equipo médico que analiza tu caso. Normalmente, antes de confirmar la ausencia de espermatozoides se intenta:

  • Detectar si es posible obtener espermatozoides viables en una muestra eyaculada.
  • Encontrar espermatozoides en el tejido testicular a través de una biopsia de testículo.

Si no se encuentran espermatozoides ni en el eyaculado ni en el testículo, queda la solución del donante de semen.

Antes de recurrir a la utilización de semen de banco de un donante anónimo, el andrólogo debería profundizar en el estudio de las causas de la esterilidad y valorar posibles tratamientos que puedan recuperar la producción espermática.

Análisis automatizado vs análisis personalizado

El proceso de análisis espermático en el caso de criptozoospermia, es algo más específico que el seminograma básico. De hecho, en la mayoría de los laboratorios de análisis clínicos no especializados en reproducción se limitan a pasar las muestras de semen por una máquina que informa del recuento y la movilidad. Pero, posteriormente, no se realiza el examen de la muestra centrifugada.  

New Call-to-action

Para esto se requiere de un especialista que realice una exhaustiva observación al microscopio. Se tendrá que rastrear la mayor cantidad de campos visuales posibles para detectar la presencia de algunos pocos espermatozoides.

Causas de la criptozoospermia

La disminución espermática severa puede depender de múltiples factores. A continuación, describimos algunos:

  • Disruptores hormonales: Existen muchas sustancias químicas que se acumulan en el tejido adiposo de las mujeres y tienen efectos estrogénicos. Es decir, limitan la acción de las hormonas femeninas. Estas sustancias actúan “in utero” e interfieren cuando un feto se está desarrollando en el vientre materno. Los llamados xenoestrógenos (estrógenos externos, no naturales) afectan al correcto desarrollo del testículo del feto masculino produciendo una disminución de las células que nutren a las células germinales. De esta manera las células germinales que producirán espermatozoides en el futuro se ven mermadas. El estudio de estos tóxicos estrogénicos es muy complicado puesto que entre la exposición y el efecto pueden transcurrir hasta 30 años, hasta que el hombre tenga deseos reproductivos y vea que su calidad seminal está alterada.
  • Fallo testicular: El fallo puede ser originado por problemas en el propio testículo o por desequilibrios hormonales. Las hormonas hipofisarias producidas en el cerebro pueden ser la causa de un problema en el correcto funcionamiento testicular.
  • Defectos genéticos: El más conocido es el síndrome de Klinefelter, que se caracteriza por la presencia de tres cromosomas sexuales “XXY” en lugar de la pareja normal “XY”. Este síndrome causa el bloqueo de la producción espermática y hace que en muy pocos casos se puedan encontrar espermatozoides.
  • Infecciones en el tracto reproductor masculino: Muchas enfermedades de transmisión sexual pueden causar inflamación y bloqueo de las vías seminales, que impide la eyaculación de los espermatozoides.
  • Sobrecalentamiento testicular: La espermatogénesis se produce a 35ºC, por eso los testículos están colgando de una bolsa o escroto separada del cuerpo. El sobrecalentamiento de la zona testicular de forma continuada puede parar la producción espermática.
  • Testículos en ascensor: A partir de la semana 28 de gestación, el testículo del feto comienza a descender para ocupar su lugar en el escroto. El descenso se suele completar durante los primeros 6 meses de vida. Si esto no se cumple correctamente, el testículo quedará en una zona interna creando alteraciones de la espermatogénesis y, como resultado, la formación espermatozoides no será la correcta.
  • Eyaculación retrógrada: Algunas patologías como la diabetes o cirugías en la vejiga o en la próstata pueden provocar una incorrecta eyaculación de los espermatozoides hacia la vejiga en vez de la uretra hacia el exterior.
  • Estilo de vida poco saludable: Este factor no suele afectar de forma grave la producción espermática y la calidad seminal. Pero, en algunos casos extremos, sí se ha descrito una afectación seria. Factores como el estrés, la mala alimentación, la obesidad severa, el consumo de drogas o alcohol en grandes cantidades, etc., pueden desencadenar episodios de criptozoospermia e incluso de azoospermia.

¿Cómo podemos saber qué está fallando?

En los laboratorios de análisis especializados en reproducción masculina, para detectar la causa de la criptozoospermia se realizan pruebas que permiten analizar los niveles de dos hormonas:

  1. La FSH que se produce en la hipófisis.
  2. La inhibina B que se produce en el testículo.

Estas hormonas tienen un papel importante en la regulación del proceso de producción espermático. La FSH activa a las células de Sertoli en el testículo que se encargan de nutrir a las células espermáticas. Las células de Sertoli producen Inhibina B que hace que no se produzca exceso de FSH en la hipófisis.

Si todo funciona bien:

La FSH activa al testículo y éste responde creando Inhibina B y evitando que se produzca demasiada FSH. Los valores de FSH e Inhibina B serán normales. Si la producción espermática funciona bien y se observa un criptozoospermia, existen probabilidades que problema sea obstructivo. Es decir, los espermatozoides se forman, pero no pueden salir.

Cuando falla el testículo:

La FSH actúa, pero el testículo no funciona y no produce Inhibina B. Por lo que la Inhibina B estará disminuida, no podrá controlar la producción de FSH y la FSH estará elevada. De esta manera se detecta un fallo testicular.

Cuando falla la hipófisis:

Si el fallo ocurre en la hipófisis, las pruebas registrarán niveles de FSH y de Inhibina B inferiores a los valores normales.

La criptozoospermia es una alteración del aparato reproductor masculino que hace que sea casi imposible conseguir la fecundación de forma natural. Sin embargo, un diagnóstico correcto y un tratamiento personalizado pueden permitir solucionar el problema y lograr tener hijos genéticamente propios.

Si tienes dudas acerca de las pruebas y tratamientos para la infertilidad, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo especializado en reproducción.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario