En busca del embarazo

El blog que resuelve todas tus dudas sobre pre-embarazo y reproducción asistida

¿Serán nuestros hijos estériles?

Datos alarmantes

Durante los 40 años de vida de nuestro banco de semen hemos observado que la concentración espermática ha ido disminuyendo desde valores de 94 millones de espermatozoides por centímetro cúbico (cc) en la primera década de estudio (77-87) hasta 78 millones en la actualidad. La Organización Mundial de la Salud considera que un semen es normal a partir de 20 millones/cc. En estos 40 años, el porcentaje de estudiantes cuyo recuento espermático por cc. fue menor de 20 ha ido aumentando desde un 6% a un 13%. Estos datos empiezan a ser sumamente alarmantes, un 13% de la población de estudiantes universitarios presenta un recuento por cc. alterado y pueden tener problemas reproductivos. Pero aquí no acaba la cosa, respecto a la movilidad, observamos que la media de espermatozoides móviles en un eyaculado ha variado desde valores del 60% en la primera década a valores del 52%. Podemos afirmar por tanto, que nuestros espermatozoides cada vez son más perezosos. En 1977 sólo un 15% de los estudiantes presentaban una movilidad por debajo del 50%, mientras que en la actulidad esta cifra asciende al 35% (más del doble).

New Call-to-action

¿Qué les está ocurriendo a nuestros espermatozoides?, ¿Porqué cada vez tenemos menos y se mueven peor?

En nuestros candidatos a donantes hemos realizado un estudio para comprobar si factores sociales, ambientales o alimenticios pudieran ser la causa. Sólo encontramos que el colectivo que fumaba más de diez cigarrillos diarios era significativamente mayor en el grupo de candidatos que descartábamos como donantes por su semen. No pudimos establecer una relación clara en cuanto a consumo de alcohol, estrés, mala alimentación…. Este estudio está siendo ampliado para tratar de buscar posibles efectos nocivos.

¿Cómo afecta el alcohol?

Es conocido que el abuso excesivo de alcohol produce atrofia testicular pero en nuestros candidatos el abuso no es excesivo o sus efectos nocivos no son suficientemente evidentes.

¿Cuál es la causa?

Los estudios para dilucidar las posibles causas de la disminución de la calidad seminal hace que los científicos se encuentren con grandes dificultades. Estas dificultades radican en que se ha apuntado que la principal causa de esta disminución es la exposición a productos estrogénicos (que simulan los efectos de las hormonas femeninas) durante la vida fetal. Es decir, que cuando se están desarrollando los órganos masculinos en un feto masculino durante la gestación, es un momento muy sensible y la actuación de productos contaminantes con capacidad estrogénica en este punto puede afectar gravemente al desarrollo de ese niño cuando llegue a la pubertad. El hecho de que el efecto se muestre a los 12-13 años con la pubertad, hace muy difícil su estudio en humanos.

New Call-to-action

Efecto in útero

Parece ser que el efecto nocivo es más dependiente del momento que de la dosis, a partir de la vigésima semana de gestación los efectos no son detectables. Estos productos estrogénicos no pensemos que sólo afectan a personas que trabajan en industrias contaminantes o que estén en contacto con plaguicidas, todos estamos sometidos a sus efectos. En los osos blancos del Círculo Polar Ártico se han hallado estos compuestos. ¿Cómo han llegado hasta una zona tan aparentemente virgen?, la explicación es sencilla: los productos son abocados al mar y el zooplacton marino los adquiere, los peces se alimentan de zooplacton, las focas se alimentan de peces y los osos de focas. Los plaguicidas de uso cotidiano en la agricultura, especialmente durante la temporada de crecimiento de los cultivos, que es cuando los agricultores aplican estos productos a sus campos, pasan a las aguas subterráneas y a las de uso comunitario, ¿piensan ustedes que la mayoría de compañías suministradoras de agua potable realizan controles para detectar la presencia de estos plaguicidas?, pues están en un error. Ciertos productos estrogénicos son muy persistentes y se acumulan en las grasas de los animales y las personas, debemos evitar el consumo de grasas animales. El consumo de grasas animales no sólo debe ser restringido durante el embarazo, ya que como hemos dicho, se acumula en la grasa y puede pasar al feto. Es especialmente importante que las mujeres reduzcan al mínimo el consumo de grasa animal desde el nacimiento hasta el fin de sus años fértiles. Algunas de estas sustancias tóxicas presentes en los plásticos de uso alimenticio pasan a los alimentos cuando estos son calentados en el microondas. A pesar de que hay plásticos inocuos, calentemos nuestros alimentos en cristal o porcelana. La normas de secretos comerciales hacen imposible conocer si un producto contiene o no sustancias con efectos hormonales perjudiciales.

Múltiples causas

Existe una gran variedad de productos estrogénicos, desde productos que se utilizan para aislar cables eléctricos, hasta medicamentos que se han estado usando en los años 50 en las mujeres embarazadas y sus efectos los sufrimos ahora. En la actualidad se fabrican una gran cantidad de productos sintéticos cuyo posible efecto estrogénico lo veremos dentro de unos 15 años. Algunos estudios realizados en animales de experimentación indican que unos niveles de contaminación suficientes para alterar la producción de espermatozoides pueden afectar también al desarrollo cerebral y al comportamiento. Es de suma importancia que se hagan test de toxicidad reproductiva de estas sustancias en ratones para evitar que el uso en humanos provoque alteraciones en el desarrollo sexual y la fertilidad.

New Call-to-action

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario