En busca del embarazo

El blog que resuelve todas tus dudas sobre pre-embarazo y reproducción asistida

Análisis de la beta-hCG: ¿qué es y para qué sirve?

beta hcg

El análisis de la beta-hCG (subunidad beta de la gonadotropina coriónica humana) se utiliza para detectar si se ha logrado el embarazo y para controlar que la gestación evoluciona correctamente. En este artículo te contamos qué es la beta-hCG y cuándo se analiza.

¿Qué es la beta-hCG?

La gonadotropina coriónica humana (hCG) es una hormona que se produce en el embarazo. Inicialmente es sintetizada por el embrión en desarrollo (concretamente por el trofoblasto). Después, es producida por una parte de la placenta, el sincitiotrofoblasto.

New Call-to-action

Esta hormona es fundamental para que el embarazo se desarrolle correctamente, ya que una de sus funciones es evitar que el cuerpo lúteo se desintegre para que siga produciendo progesterona, hormona imprescindible para mantener la gestación. Entre las funciones de la hCG, también encontramos que está implicada en la implantación y en la tolerancia inmunológica. Todo esto hace que la hCG sea conocida como la hormona del embarazo.

La hCG es una hormona glicoproteica que está formada por dos subunidades: alfa y beta. Cuando hablamos de analizar la beta-hCG, nos referimos a detectar la subunidad beta de la hCG, la parte que es única de esta hormona. De esta manera, es posible evitar los falsos positivos que ocurrirían al detectar otras hormonas similares.

¿Para qué es útil el análisis de la beta-hCG?

Como ya hemos comentado, esta prueba se utiliza principalmente en dos situaciones relacionadas con la gestación:

  • Prueba de embarazo: gracias a la determinación de la beta-hCG es posible detectar si hay embarazo. A pesar de que esta hormona se sintetiza a partir del momento en el que ocurre la implantación, el análisis será fiable a partir de que hayan pasado 14 días desde la fecundación. Si se realiza antes, pueden haber falsos positivos o negativos, por lo que el resultado de la prueba no será fiable. Puede analizarse en sangre (cuantitativo o cualitativo) o en orina (cualitativo). En los tratamientos de reproducción asistida, lo más habitual es realizar un análisis sanguíneo cuantitativo, ya que es más preciso y permite determinar el nivel exacto de hormona en sangre.
New Call-to-action
  • Control de la evolución del embarazo: mediante el análisis de los niveles de esta hormona en sangre podemos estudiar cómo evoluciona la gestación. Para ello, comparamos el resultado obtenido en el análisis con los valores de referencia y las pruebas previas de la paciente para ver la evolución del nivel de beta-hCG, ya que debe duplicarse cada 48 h durante las primeras semanas de gestación.

Si quieres saber más sobre el análisis de la beta-hCG y los valores de referencia de esta hormona, te recomendamos que accedas al siguiente artículo: Valores beta FIV, ¿qué son y cuáles son los niveles de referencia?

Cabe destacar que en ambas situaciones este análisis debe complementarse con una prueba ecográfica para comprobar el resultado: tanto que hay embarazo (ecografía a partir de la semana 5 de gestación) como que evoluciona correctamente.

¿Te has realizado un análisis de beta-hCG y tienes dudas? ¡Compártelas en un comentario y te las resolveremos!

New Call-to-action

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario