sintomas de ovulo fecundado

Si llevas tiempo buscando el embarazo, seguro que te interesa saber cuáles son los síntomas de óvulo fecundado, ¿verdad? En el artículo de hoy hablaremos de los síntomas subjetivos – ausencia de la regla, nauseas matutinas, etc.-, pero también de los síntomas objetivos que se detectan mediante el análisis bioquímico. Sigue leyendo porque esta información te va a resultar muy útil.

New Call-to-action

Síntomas de óvulo fecundado desde el punto de vista subjetivo

Vamos a empezar por esos síntomas de óvulo fecundado puramente subjetivos y que siente una mujer que puede estar en los primeros días del embarazo deseado:

Como te imaginarás, el primero de los síntomas característicos de un posible embarazo es la ausencia de la menstruación, la llamada amenorrea. Este síntoma no es definitivo o, lo que es lo mismo: hay otras causas por las que una mujer puede dejar de tener el periodo, causas que deben ser descartadas por el médico como, por ejemplo, aborto, embarazo ectópico, menopausia precoz, ovarios poliquísticos, tumores hipofisarios, desnutrición, estrés, obesidad, exceso de ejercicio físico y pérdida de grasa corporal, síndrome de Cushing, etc.

Además de la amenorrea, otros síntomas de óvulo fecundado que puede sentir la mujer que está o cree estar embarazada serían los siguientes:

  • Trastornos neurovegetativos producidos por las nuevas condiciones neuroendocrinas. Por ejemplo dolor de cabeza, mareos, dificultad para concentrarnos, etc.
  • Molestias digestivas como falta de apetito, náuseas y vómitos matutinos, mareos, exceso de salivación, etc.
  • Incremento del número de micciones.
  • Cambios de humor repentinos, sensación de irritabilidad, de tristeza…
  • Alteración de las funciones intestinales. La más habitual es el estreñimiento, aunque en algún caso también puede darse justo lo contrario, la diarrea.
  • Alteraciones mamarias. Pocos días después del retraso menstrual se suele sentir hinchazón en los pechos, un aumento de la sensibilidad, mayor tensión en la zona, etc..
  • Disminución de las fuerzas, falta de energía, somnolencia excesiva, etc.
  • Alteraciones olfativas. Uno de los síntomas de óvulo fecundado que más se comenta es esa sensación de “oler más”. En los primeros días después del retraso del periodo, la mujer puede percibir con mayor intensidad los olores e, incluso, se pueden producir sensaciones de rechazo a ciertos aromas peculiares.
  • Antojo por ciertos alimentos. Parece una leyenda urbana, pero no lo es. Muchas mujeres aseguran que en cuando están o creen estar embarazadas sienten un deseo intenso por algunos alimentos.

Síntomas de óvulo fecundado desde el punto de vista objetivo

Para confirmar que una mujer está embarazada sin tener en cuenta los síntomas subjetivos es preciso realizar una serie de análisis que confirmen, o no, el supuesto embarazo.

Los test de embarazo los diferenciamos en la practica diaria en dos tipos: los hechos en orina que son menos sensibles y detectan a partir de 20 mUI/mL y los realizados en orina que detectan a partir de 5 mUI. Además, un tercer método para detectar el embarazo es la ecografía transvaginal. Vamos a ver cada uno de ellos en detalle.

Test de embarazo hechos en orina

El objetivo de esta técnica es intentar detectar la presencia en la orina de una hormona llamada hCG (la hormona coriogonadotropa). Esta hormona es producida por las células de la placenta que rodean y nutren al embrión (trofoblasto) y aparece en la orina de la mujer a partir del sexto día, pero, atención, no se detecta en los análisis de orina o de sangre hasta el día 14. Por eso en nuestro centro nunca recomendamos hacer un test antes de los 14 días de la ovulación o punción ecográfica.

Este tipo de análisis es muy sencillo, fiable, bastante económico y se puede hacer en casa con uno de los muchos productos que encontrarás en la farmacia.

Test de embarazo realizados en orina

Un análisis algo más complicado, pero muy fiable se denomina en el argot médico como método inmunológico. En esta técnica se utilizan análisis específicos con anticuerpos que se unen de la subunidad β de la hCG, una subunidad exclusiva de esta hormona, lo que no da lugar a errores ni a reacciones cruzadas.

Como te decíamos antes, esta prueba suele ser fiable casi al 100 %, pero eso no significa que el resultado negativo de una prueba de embarazo sea garantía de que no se esté esperando un hijo. Cuando el embarazo es muy reciente, la concentración de hormonas en sangre puede ser indetectable. Si el  resultado es negativo pero la menstruación no aparece es recomendable volver a realizar el test a los 3 o 4 días. Además, para intentar mejorar la fiabilidad del análisis, es recomendable que utilicemos la primera orina del día ya que, como sabes, está más concentrada.

Para hacer este tipo de análisis tendremos que utilizar un kit con un papel de filtro que contiene todos los reactivos necesarios para la detección inmediata de la hormona. Son kits bastante económicos y que se pueden conseguir fácilmente en las farmacias.

La ecografía transvaginal

La ecografía transvaginal es otro método que nos puede servir para detectar si estamos o no embarazadas. La ecografía puede detectar un embarazo incipiente en la semana 5 post regla, pero no se suele hacer hasta la semana 7 que es cuando se puede observar por primera vez el latido cardíaco del embrión. Esta técnica es usada para asegurar que el embrión está correctamente alojado en el útero y así descartar un embarazo ectópico (el embrión se implanta en trompas, perineo, etc.) o un aborto.

 ¿Conocías estos datos sobre los síntomas de óvulo fecundado? ¡Escribe un comentario!

New Call-to-action